Covid-19, un ingrediente más en la olla de la desigualdad.

 Por: Cecilia Hernandez / Coordinadora del Area de Justicia de Genero ECORE 




Llevo una semana en una comunidad al sur de Honduras, con clima caluroso y muchas particularidades culturales y sociales. Al entrar pude ver que casi nadie está tomando las medidas de bioseguridad, mi primera reacción fue de susto y algo de pánico, le conté a unx que otrx amigx...y me decían "les vale"  "la gente es bien irresponsable"  y cosas así, y no voy a mentir, lo mismo pensé los primeros días, porque claro, en la ciudad la percepción de crisis sanitaria es otra y el control de las masas por medio del pánico tiene escenarios diferentes.


Y los miedos son muchos, mencionaré algunos desde mi empírica relación con lo que he visto y conocido de esta comunidad. 


1. Perder un ser querido: uno de los principales temores en torno a esta pandemia; pero nos encontramos con que la mayoría de familias de esta comunidad tienen entre uno y dos familiares en Estados Unidos y España, muchos de los migrantes no llegaron a su destino y los que sí, tienen años de no estar en su tierra. 


2. Colapso del sistema de salud; bueno, acá la historia se cuenta sola, sabiendo que Honduras cuenta con un deficiente sistema de salud, y para credibilidad de pocos, hay situaciones peores a las que vemos en el H. E. o Mario Catarino, acá tenemos un escenario más desolador, sin medicamentos ni equipo, porque cuentan con un sistema descentralizado y olvidado. 


3. Contagiarse y padecer síntomas; entre todas esas pláticas que he tenido, me he encontrado con historias desoladoras, con personas trabajando con mucho malestar, y es que no tienen de otra, no hay un sistema que les respalde y cuide. 


4. Crisis económica: es cierto que esta situación ha venido afectar a la economía global, pero es  en situaciones como esta donde arrecia la desigualdad y estas comunidades que se han acostumbrado a luchar desde el hambre y la necesidad, han tenido que engavetar el miedo, ese con el que han vivido toda su vida y ya no les domina, porque el hambre y la necesidad de trabajar es más fuerte. 


5. No tener acceso a los recursos: muchas de nuestras comunidades viven en constante lucha contra aquellos que privatizan la vida y arrebatan los bienes comunes, los derechos no han sido ganados de nacimiento, sino que son resultado de sacrificios, despojos y dolor. 


En las comunidades se siguen resistiendo desde la alegría y la fe, esa que les ha dado lo que este sistema injusto les arrebató: LA ESPERANZA. 


 Sigo pensando que es es necesario cuidarse y ser precavidx, pero si a esas no vamos; no es seguro caminar dos horas y cruzar un río para ir a la escuela, no es seguro ir a lavar al río porque no llega agua a tu casa, tampoco es seguro ir en un carro pick up con 11 personas más; pero aún así lo hacen porque NO HAY OPCIÓN. 


Así que antes de tachar de irresponsables y criticar desde un puesto diferente, reflexionemos quienes son lxs verdaderos responsables y qué trechos hay que trazar para reducir esos escenarios tan trágicos para unxs, pero tan privilegiados para otrxs.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“Declaración sobre los derechos de los campesinos y otros trabajadores rurales”.

Cuidar la vida, la tierra y todo lo que en ella habita.